viernes, 25 de marzo de 2011

 
LOS PRIMEROS PASOS

Nunca antes un nacimiento había causado tanto revuelo; hasta en los ambientes virtuales se ha generado una enorme polémica sobre algunas cosas que se comentaron el día en que vinimos al mundo ¡Nada mal para empezar! Algunas verdades habremos vociferado. Y aunque por ahí algunos digan que después de la tormenta viene la calma; nosotros nos arriesgamos a afirmar todo lo contrario.
Finalizado el descanso de fin de año nuevos retos se nos trazan como comunidad UNEARTISTA. Retos que nos exhortan a estar a la altura de las circunstancias, a dejar de lado el onanismo intelectual, y a profundizar en los verdaderos asuntos que nos competen; es decir, emprender el camino hacia la transformación orgánica de la sociedad, a través de nuestro oficio, el arte ¡Así que, a ocupar las mesas para pensar, participar, organizar y crear! ¡Dejemos atrás el performance de la bohemia! Ése en el que mucho se habla y poco se hace.
Ya situados, iniciemos. Nos encontramos en una etapa de gran importancia para los universitarios del país; pues, en el transcurso del año se estará discutiendo en el seno de la AN (Asamblea Nacional) el proyecto LEU (Ley de Educación Universitaria), instrumento jurídico que se sustenta en la LOE (Ley Orgánica de Educación) y demanda histórica de los movimientos estudiantiles universitarios de la nación; hoy en día, desvirtuado por la avasallante mediática que defiende los intereses de clase de algunos pocos en detrimento del bienestar de muchos. Es nuestro deber como UNEARTISTAS conocer el contenido del proyecto y participar activamente en la discusión del mismo, para así enarbolar nuestras propuestas sobre el funcionamiento de la Universidad que queremos y en la que todos cabemos.
Ya en anteriores oportunidades, experiencias organizativas han demostrado que UNEARTE está abierta a las propuestas estudiantiles que tengan objetivos claramente definidos, así lo demuestran la apertura del PNF en Artes Audiovisuales y la posterior discusión-aprobación del propio pensum, consecuencia, (sin duda alguna) de la organización social.
Participar es incidir en nuestro futuro, es, de alguna manera, la única herramienta para intervenir en el tiempo, un artilugio para fortalecer nuestro rol en el presente. No debe ser, por ningún motivo, detonante de tedio o apatía. La contemporaneidad reclama nuestras voces, ideas y obras.
Sigamos adelante, sumémonos todos. Nos aproximamos a las metas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada